Obra Social del Personal de la Universidad Nacional del Centrode la Provincia de Buenos Aires

Prevención

 

EL MEJOR PRIMER PASO ES LA PREVENCION

08/01/2013| COMENZÓ EL VERANO: CONSEJOS FRENTE A LA EXPOSICIÓN SOLAR El Ministerio de Salud de la Nación, a través del Instituto Nacional del Cáncer (INC), recomienda a la población extremar las medidas preventivas para disfrutar del sol sin el riesgo de padecer problemas en la salud.


Ante el comienzo del verano, temporada en la que junto con las altas temperaturas se producen fuertes radiaciones solares, el Ministerio de Salud de la Nación, a través del Instituto Nacional del Cáncer (INC), llama a la población a extremar las medidas de prevención para disfrutar del sol sin que ello genere riesgos en la salud, como es el caso del cáncer de piel.

La recomendación de la cartera sanitaria se enmarca dentro del aumento que se produjo en los últimos 50 años de la incidencia de los cánceres de piel, lo que hace de los cuidados frente a la exposición a los rayos ultravioletas (UV) un problema de salud pública. “Es importante tener en cuenta que se han incrementado los comportamientos de riesgo frente a la exposición solar, debido a que estar bronceado se ha convertido erróneamente en sinónimo de belleza, bienestar y aspecto saludable”, expresó Javier Osatnik, miembro del Consejo Directivo del INC.

“Es conocido desde hace tiempo que las radiaciones luminosas de origen solar o las que provienen de fuentes artificiales pueden provocar daños graves en los ojos (cataratas, lesiones en la retina), envejecimiento prematuro de la piel (arrugas, manchas) y diferentes tipos de cánceres cutáneos”, agregó.

Por estos motivos, para que disfrutar del sol no se convierta en un riesgo para la salud, el INC recomienda a la población en general –y en especial a los niños y adolescentes– adoptar una serie de precauciones simples, tales como:

- Evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas.

- Buscar lugares con sombra para protegerse del sol.

- Cubrirse el cuerpo con ropa de color claro.

- Utilizar sombrero y anteojos de sol.

- Utilizar protector solar de al menos 20 FPS (Factor de Protección Solar).

- Los bebés menores de 1 año deben evitar completamente la exposición al sol.

No obstante, cabe aclarar que la precaución en relación a la exposición solar debe realizarse no sólo en verano –cuando el riesgo aumenta debido a la intensidad de los rayos solares–, sino también durante el resto del año. También es importante que las personas que trabajan al aire libre utilicen ropas claras y holgadas que les permitan protegerse del sol.

¿Qué es el cáncer de piel?

Es el cáncer que se forma en los tejidos de la piel, que puede deberse a diversos factores, como las quemaduras solares reiteradas o la exposición a la radiación UV a largo plazo.

Existen dos tipos principales de tumores de piel: el carcinoma y el melanoma. Los carcinomas (basocelulares y espinocelulares) son los más frecuentes. Los melanomas son mucho menos habituales, pero su evolución puede ser de peor pronóstico.

El melanoma es el más grave de los cánceres de la piel. Es un cáncer curable, siempre y cuando sea diagnosticado tempranamente. Se manifiesta esencialmente por la aparición de una pequeña área pigmentada sobre la piel sana, o por la modificación del tamaño o del color de un lunar.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La principal fuente de radiación UV es la luz solar. El grado de exposición a esta radiación depende de la intensidad de la luz, del tiempo de exposición y de la protección que se utilice. Las personas que viven en áreas donde están expuestas todo el año a una luz solar intensa tienen mayor riesgo. Estar largo tiempo a la intemperie por motivos de trabajo o diversión, sin protegerse con ropa adecuada y protector solar, también aumenta el riesgo.

Las camas solares son otra fuente de radiación UV que puede causar un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de piel. Las dosis de UV artificiales de las camas solares se acumulan a las dosis de UV del sol y refuerzan el efecto cancerígeno. Por tal motivo el INC, junto a la Sociedad Argentina de Dermatología y la Asociación Argentina de Dermatología, desalientan el uso de estos artefactos.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación