Obra Social del Personal de la Universidad Nacional del Centrode la Provincia de Buenos Aires

Prevención

 

EL MEJOR PRIMER PASO ES LA PREVENCIÓN

31/03/2016| Lactancia materna: alimento inigualable ¿Por qué es importante? La lactancia materna es considerada una forma inigualable e imprescindible de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los chicos, por sus innumerables beneficios para la salud a corto y largo plazo.

La leche materna debe ser alimento exclusivo durante los primeros seis meses del recién nacido. Mientras que luego de ese periodo, lo ideal es seguir amamantando al bebé, al mismo tiempo que se introducen otras comidas complementarias en su dieta, hasta un mínimo de dos años.

Además, es el primer alimento natural que recibe un bebé, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

La lactancia natural exclusiva reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía. Promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, y protege al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. Mientras que además, contribuye a la salud y el bienestar de la mamá.

Más beneficios

El calostro, la primera leche de la mamá, de color amarillento, es el mejor alimento que puede recibir el bebé ya que lo defiende de las infecciones más comunes. Además, la leche materna está adaptada a las necesidades y posibilidades de su hijo y por ello se digiere más fácilmente que cualquier otra leche. La leche materna es más segura e higiénica porque el niño la toma directamente de su mamá.

A través de su leche, la mamá le transmite al bebé factores de protección (“anticuerpos”) que lo protegen contra las enfermedades más comunes cuando son muy pequeños y hasta que son capaces de formar sus propias defensas.

¿Cuándo alimentar al bebé?

Es importante alimentar al bebé cada vez que lo pida, durante el día y la noche, lo que se denomina “lactancia a demanda”. Los bebés piden cuando tienen hambre o sed, y esto favorece que la madre produzca toda la leche que su hijo necesita.


La lactancia materna, un derecho

Las leyes nacionales y provinciales que protegen la lactancia materna son:

Prohibición del trabajo de la mujer embarazada durante los 30 días anteriores al parto, dando una licencia de 90 días en total, divisibles en: de 45 a 30 días antes del nacimiento y los restantes después. Ley de Contratos de Trabajo, 20.744 artículo 117.
Facultad de toda trabajadora madre de lactante de disponer un tiempo para amamantar a su hijo, en el transcurso de la jornada de trabajo, y por un período no superior a un año posterior a la fecha del nacimiento, salvo que por razones médicas sea necesario extenderlo, de: 1. Dos descansos de media hora. Ley de Contratos de Trabajo, 20.744, art. 179.
Prohibición de corrección disciplinaria que, a juicio médico, pueda afectar al hijo en gestación o en estado de lactancia. Ley Penitenciaria Nacional. Decreto-Ley 412/58, art. 111.

Cómo conservar la leche materna?

Cuando la mamá debe extraerse leche para amamantar luego a su bebé, puede hacerlo con una bomba o manualmente, y debe conservarla en un recipiente limpio y tapado. La leche se entibia a baño María (con el fuego apagado); no debe hervirse ni ser calentada en microondas para que no pierda sus propiedades.


¿Cuál es la mejor posición para amamantar?

Las posiciones para amamantar son diversas: en un principio es recomendable variarla para asegurar un mejor vaciado del pecho. Con el tiempo, la mamá y el bebé encontrarán la que les resulte más cómoda.

Es importante saber que el cuerpo del bebé tiene que estar bien pegado a la mamá (ella no debe inclinarse hacia el bebé sino que el bebé debe ser llevado hacia el cuerpo de la mamá); la boca del bebé debe estar bien abierta y tomar la mayor parte posible de la areola, y la mamá debe estar cómoda sin tensiones en el cuerpo.

Cinco pasos para una lactancia materna exitosa

Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida.
Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua.
Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche.
No dar tetinas, chupetes u otros objetos artificiales para la succión a los bebés amamantados.
Promover la creación de grupos de apoyo a la lactancia materna y remitir a las madres a los mismos.

Fuente: Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires